Suena mi teléfono…es una mamá desesperada porque su bebé lleva todo el día lactando…se levanta y cada media hora quiere más. La madre automáticamente piensa que se le seco su suplido y que el bebé esta desesperado. Le pregunto sobre cuantos pañales ha ensuciado y ya lleva mas de 5 evacuaciones… ¿En realidad esta sucediendo algo con su bebé?

La realidad es que no. Los bebés pasan por etapas de crecimiento que en realidad son etapas de alta frecuencia al pechoy se ha encontrado que estas etapas son biológicamente normales en los bebés, especialmente en las primeras semanas, que el horario estricto de cada cuatro horas que le “venden” a las nuevas madres.

Los bebés no lactan todo el tiempo, pero cuando están en estas etapas de mucha frecuencia a nosotras nos parece que sí. Mas en las primeras semanas, cuando el bebé requiere mucho cuidado de la mamá. Una se encuentra casi pegada a la silla.

Tienes que posicionar al bebé correctamente, este tiene que agarrar bien el pecho, sientes que no te puedes mover mientras lactas…sin embargo, esto mejora con el tiempo. En un par de semanas podrás dominar el hacer alguna tarea con una mano mientras lactas y agarras al bebé con la otra. Luego, hasta podrás caminar con el bebé al pecho (mucho mejor aún, con un cargador tipo hamaca).

Un truco que le digo a las nuevas madres lactantes que en lugar de fijarse en cada cuanto tiempo el bebé lacta—el reloj solo nos da tensión, pensando en el tiempo y en todas las cosas que tenemos que hacer—es mucho mejor fijarse en que el bebé se alimente al menos unas 8 a 10 veces en 24 horas. Si nos olvidamos del reloj notaremos que en realidad las alimentaciones son relativamente cortas y que podemos colocar nuestras actividades alrededor de las alimentaciones.

Los bebés no solo lactan por hambre. A veces lactan por el contacto piel a piel con mamá, escuchar a mamá, oler a mamá, el instinto y la necesidad de succionar, se dice que la leche es tan solo un bono. Es mas, en los bebés más grandecitos, el alimentarse frecuentemente al pecho no necesariamente tiene que ser señal de una etapa de
crecimiento, sino que también puede ser señal de dentición (el lactar a veces los ayuda a aliviar la presión en las encías).

Aparte, hay algunos bebés que necesitan alimentarse más frecuente que otros…los de bajo peso al nacer, los prematuritos, los muy dormilones, los que le bajan la azúcar (que tienden a ser o muy pequeños o muy grandes), los que tienen frenillo y hasta los que el parto ha sido demasiado complicado. También, las alimentaciones frecuentes son mejores para los bebes que padecen de reflujo o de cólico.

No necesariamente las alimentaciones frecuentes quieran decir que el bebé se esta quedando con hambre o que una no produce suficiente. Muchas veces la señal de que un bebé no recibe suficiente no es la frecuencia de las alimentaciones, sino al contrario, los bebés que no reciben mucha leche son más débiles, más dormilones y por lo general, no comen frecuentemente. En lugar de estar pendiente al reloj es mejor estar pendiente a los pañales sucios (orina y evacuaciones).

Por último, aun el bebé mas comelón deja eventualmente de lactar tan frecuente. Entonces nos ponemos a mirar con nostalgia cuando las alimentaciones duraban mas de 5 minutos, que nos sentíamos tan maternales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *