Sus querubines mejillas y ojos anchos son reconocidos en todo el mundo como la cara de comida de bebé de Gerber. Y aunque muchas personas piensan que la ilustración icónica es una combinación de adorables bebés idealizados, en realidad se basa en una persona real: Ann Turner Cook.

Gerber es la más conocida marca de comida de bebés en Estados Unidos y parte de latinoamérica. Tiene su origen en Michigan, donde se fundó en 1927. La marca se vende en 80 países y lidera el mercado estadounidense, con un 83% de cuota de mercado. Su presencia en países como México es muy destacada.

En 1928, la vecina de Cook, Dorothy Hope Smith, envió un dibujo de Ann, que entonces tenía 4 meses, a un concurso en busca de “una cara para representar una campaña publicitaria de comida para bebés”. El boceto de carbón de Smith ganó, y la simple ilustración (que competía contra óleos elaborados) ha representado a la marca Gerber desde entonces. “Esa cara es honrada por ‘Estamos haciendo lo mejor que podemos por nuestro hijo’”, dice el CEO de Gerber sobre la imagen.

Ann Turner Cook ahora tiene 87 años y es una bisabuela, pero sus hijos siempre se divertían con la famosa cara de su madre. “Mis propios hijos irían a una tienda de comestibles, y señalarían la comida de bebé de Gerber y dirían: ‘Esa es la foto de mi madre’ a quienquiera que pasara por allí”, dijo CBS Sunday Morning.

La compañía le agradeció su contribución a la marca en la década de 1950, y Cook utilizó el dinero para depositar un anticipo en una casa y comprar su primer automóvil. Aún así, la parte favorita de Ann de su experiencia de toda la vida es escuchar las asociaciones amorosas de otras personas con su retrato.

Aunque en el 2012 se lanzó una nueva convocatoria para cambiar al bebé de la imagen, la realidad es que no tuvo tanto impacto como el rostro de Ann.

Por más de 40 años el rostro de la bebé de Gerber fue desconocida, se llegó a creer que se trataba de Elizabeth Taylor o el senador Bob Dole pero finalmente la verdad salió a la luz, se trata de Ann Turner Cook, maestra y escritora de misterios, una mujer viuda con una gran familia; cuatro hijos, ocho nietos y tres bisnietos.

“Les recuerda a sus propios bebés. Todos dicen ‘Mi bebé o mi nieto se parece al bebé Gerber’, independientemente de su origen étnico. No se me ocurre nada mejor que ser un símbolo para bebés y en eso me creo. ”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *