La mayoría de personas piensan que la postura en la que dormimos no tiene nada que ver con la salud y que la elección se vincula unicamente con la comodidad. Están erróneos.

Hay muchos estudios que aseguran que dormir del lado izquierdo es mucho más saludable, en todos los aspectos, que hacerlo acostado sobre el lado derecho. Descansamos más, nos sentimos mucho mejor y nuestro organismo trabaja con menos esfuerzo.

1 . Alivia los dolores de espalda

Las personas que sufren dolores crónicos de espalda también pueden extraer importantes alivios al dormir dormir apoyados sobre el lado izquierdo. La razón es tan simple como que con esta postura se libera a la columna vertebral del peso del cuerpo.

Si no puedes evitar yacer mirando al techo, la recomendación más habitual es utilizar una almohada especialmente baja para favorecer la posición natural del cuerpo, o directamente retirarla.

2 . Mejor digestión (y menos acidez)

En este caso la gravedad es también el motivo principal por el que acostarse del lado izquierdo es mejor para tu salud, ya que evitarás que los ácidos estomacales suban a la boca, provocando malas digestiones y acidez. Así que ya sabés, si comiste algo que te causó acidez estomacal o si eres de los que les gusta dormir una siesta después de comer, recuerda que acostarte del lado izquierdo favorece tu digestión.

3 . Recomendado para las embarazadas

La mayoría de doctores recomiendan a las futuras madres dormir recostadas hacia el lado izquierdo por los beneficios que tiene tanto para ellas como para el feto. Al dormir sobre el lado izquierdo se incrementa la cantidad de sangre y nutrientes que llegan a la placenta y al bebé

4 . Mejora la salud del corazón

La mayor proporción del corazón se encuentra del lado izquierdo , la arteria aorta sale arqueada hacia este lado hasta llegar al abdomen. Al dormir de ese lado nuestro corazón bombeará de forma mas sencilla y óptima impulsando la sangre más fácilmente.

5 . Favorece el bazo

El bazo, como recordarás, también está del lado izquierdo del cuerpo. Este órgano también es parte básica del sistema linfático, necesario para filtrar la sangre y para ejecutar una adecuada función linfática.

Si dormimos en la parte izquierda de nuestro cuerpo, lo que conseguiremos es que nuestros fluidos se dirijan hasta el bazo de un modo más sencillo, favoreciendo el sentido natural de la gravedad en nuestro cuerpo.

6. Mejora tu respiración

De este lado se libera la presión a los pulmones, permitiéndonos respirar con mayor facilidad disminuyendo de forma considerable los problemas de ronquidos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *