Durante las primeras semanas de vida del recién nacido será un poco difícil dormir toda la noche, porque aun ellos no tienen un patrón de sueño establecido.

Durante los primeros 3 meses tu bebé empezará, poco a poco, a dormir más hora durante la noche y menos horas durante el día. Normalmente, hacia los 3 meses de edad un bebé ya ha desarrollado un patrón estable de dormir y estar despierto, y se alimenta pocas veces por las noches, o ya no se alimenta.

1- Enséñale a diferenciar la noche del día: Cuando tu bebé duerma durante el día, abre las cortinas de la habitación para que entre claridad, no trates de evitar hacer ruidos para que no se despierte, durante el día las cosas deben ser normales; claridad, el ruido de los hermanos jugando etc.

2- Establece un horario: Cuando estableces un horario y lo haces rutinario, el bebé se acostumbra a esto y aprende que ya es la hora de dormir, el bebé puede descansar mejor cuando lo enseñas a dormir en horarios de 8-9 de las noche. Por eso es muy importante que a las 7 empieces a preparar todo para llevarlo a dormir, dale un baño, dale el pecho o fórmula, a ponerle su pijama y a dormir!

3- Deja que pase un tiempo entre la última toma y la cama. No lo acuestes inmediatamente después de comer, ya que le  pueden provocar regurgitaciones.

4- Háblale
Después de haber tomado el baño, su lechita y haber jugando un rato con mamá, tu pequeño está relajado. Llévalo a su cuna o lugar de dormir y dile: “Mi amor ha llegado el momento de dormir, papá y mamá te aman, le dan un beso de buenas noche y lo dejan en su cuna. Si el bebé llora cuando te vayas, ve atender sus llantos y cuando esté calmado vuelves a colocarlo en su cuna.

5- Si tiene más de 8 meses, está sano y gana peso, no es necesario que haga las tomas nocturnas. Tal vez lo que tenga es sed. Ofrécele un biberón o un vaso con agua.

6- Dale amor y saca un poco de tiempo para él: Después que lo hayas preparado para irse a la cama, dedícale un poco de tiempo para jugar con él, unos 15-20 minutos son más que suficiente. Pero debes hacerlo en otro lugar que no sea la habitación o el lugar de dormir. Estar contigo, tus besos y tus abrazos harán que tu pequeño se sienta feliz, relajado…y listo para dormir!

7. La televisión debe estar fuera de la recámara, así se evita que no descansen por la luz y el ruido que genera, así como que quede prendida por horas si se omite programar el apagado automático.

Recuerda que seguir una rutina de manera repetida todos los días serán la clave para acostumbrar al bebé. Si usted baña a su bebé, lo alimenta antes de dormir, le cuenta un cuento, le canta una canción o cualquier cosa que haga, recuerde que debe hacerlo a la misma hora de siempre para enseñar al bebé que ha llegado la hora de ir a la cama.

Lo importante es que el niño comience a asociar la hora de ir a la cama con un momento agradable y descanse plácidamente, al igual que lo puedan hacer sus padres durante toda la noche.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *