Educar es una de las tareas más difíciles a las que nos enfrentamos los padres. Y, aunque no existen fórmulas mágicas, sí hay algunas cuestiones clave que tenemos que manejar con soltura. Nunca es pronto para comenzar a educarle. Es importante que corrijas a tu hijo cuando comience a actuar de las siguiente forma:

1. Comienza a Mentir

Sin importar que tan pequeña haya sido su mentira, tu hijo debe saber que no es correcto engañar a la gente. Cuando descubras que tu hijo te ha dicho una mentira, debes corregirlo. Tu hijo debe saber que decir mentiras, por leves que sean, tiene consecuencias y eso no solo le afecta a él si no también a quienes le aman. Debe confesar la mentira y enmendar su error.

2. Se hace el “sordo” 

Es muy común que los niños escuchen de manera selectiva lo que le mandan sus padres. Corta este comportamiento de raíz porque si lo permites, lo que estará entendiendo tu hijo es que está bien no obedecerte  y que puede hacer lo que guste porque “es el que manda”. Esto provocará que se te desafíe  y busque tener el control en casa.

3. Interviene en tus conversaciones 

Cuando hacen esto, es algo simplemente irritante y muchas madres no saben como corregir ese comportamiento. Sienten que si lo hacen, sus hijos van a sentirse despreciados. La realidad es que si no enseñas a tu hijo a respetarte, será más caprichoso y poco considerado con los demás.

Para evitarlo, lo que debes hacer es hablar de manera clara con él. Hazle saber que no es correcto y explícale por qué.

Por ejemplo, si vas de visita a la casa de alguien, recuérdale que no debe interrumpirte. Se constante y firme al corregirlo cuando te interrumpa, pero no olvides ayudarlo a sentir que lo amas.

4. Es agresivo al momento de jugar 

No es un comportamiento que debas ignorar. Si tu hijo tiende a ser brusco mientras juega, el juego puede dejar de serlo y puede pasar a ser una pelea a golpes con algún amigo o compañero de la escuela. Además, si no lo frenas a tiempo podrías ser víctima de un empujón, un pellizco o mordisco.

Evita que juegue de esa manera explicándole que jugar así no está bien. Además, hazle saber que debe pedir perdón cuando golpea a un amigo. Esto le ayudará a hacerse responsable de sus actos.

5. Mandarse solo

Es muy agradable saber que tu hijo puede arreglárselas por si mismo en algunas cosas, como cuando quiere comer galletas o ver un programa en la televisión. Sin embargo, no será tan agradable que lo haga cuando estén en una casa ajena.

La independencia es algo maravilloso en los niños, pero también debes saber cuándo y de qué manera incentivarla, pues si dejas que tu hijo se “mande solo”, el mensaje que estará recibiendo es que puede hacer lo que quiera cuando lo desee.

Para mantenerlo bajo control, hazle saber que hay reglas que debe cumplir y que antes de hacer algo debe pedir permiso.

La crianza de los hijos no es una tarea fácil, pero siempre se hace más sencilla cuando ayudas a tus hijos a entender la manera correcta de comportarse. Si lo haces a tiempo, tu serás feliz y ellos serán exitosos.

Como esperar y recibir respeto de tus hijos

1.  Respeta a tu hijo Deja que tus hijos expresen sus propias opiniones, gustos y valores – siempre y cuando lo hagan con respeto.

2.  Sintoniza tus oídos para captar tonos de respeto y de falta de respeto. Algunas veces los padres no reconocen el tono irrespetuoso de sus hijos porque se están concentrando demasiado en el contenido de lo que se dice (interrupciones, acusaciones, insultos) y no están escuchando el tono de voz del niño. Un tono de voz elevado no es necesariamente un signo de falta de respeto, pero el tono y las palabras de ataque, impertinentes, sarcásticas y malas, sí lo son.

3. Cortar el comportamiento irrespetuoso de raíz. Responder de inmediato diciendo claramente: “Eso fue irrespetuoso”.

4.  Sé firme, pero mantén la calma. El padre seguro de sí mismo casi siempre es calmo y firme y está concentrado y tranquilo en los momentos de conflicto.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *