Nacer con la bolsa amniótica íntegra o intacta, sin romper, con el bebé rodeado de líquido amniótico -tal y como estuvo en el útero materno- es extremadamente raro, pero a veces ocurre. Es lo que se llama parto velado. Y a los niños que así vienen al mundo se les conoce como enmantillados, con manto, velo o toquilla. Un acontecimiento extraordinario.

Lo más común es que la mayoría de las mujeres den a luz a un solo bebé en un parto, los gemelos o trillizos nos parecen casi un milagro a la mayoría. Pero hay una mujer que realmente puede decir que el nacimiento de sus mellizos fue un auténtico milagro.

Lo que le pasó a esta mujer fue algo que los médicos y el personal del parto a su alrededor probablemente nunca volverán a ver en su vida y nunca olvidarán. Afortunadamente fue captado en un video. Las imágenes son asombrosas pero no para los débiles de corazón.

El saco amniótico nos rodea en el útero asegurando una capa protectora en el vientre materno; es un saco protector tipo yema que se forma alrededor del bebé en las primeras etapas de desarrollo y proporciona nutrición y protección. Cuando llega el momento en que el bebé llega al mundo, se libera del saco ya que ya no es necesario.

En este caso, uno de los mellizos nació en su saco amniótico. No es peligroso y el médico puede explotar como un globo pero es extremadamente inusual que suceda.

El Dr. Rodrigo da Rosa Filho asistió el parto de un niño, Joaquim, quien fue el primero en nacer, pero su dulce hermana Adeline nació en su saco intacto y estaba profundamente dormida y el doctor no tuvo el corazón para despertarla.

El personal esperó pacientemente y, finalmente, ¡estuvo lista para abrir los ojos!

Aproximadamente, 1 de cada 80.000 nacimientos son de este tipo, también conocidos como en caul (del latín: en casco) y la mayoría de ellos son nacimientos prematuros. En estos casos, en realidad es algo bueno, porque los expertos creen que quedar inmersos dentro del saco en realidad ayuda a proteger a los bebés prematuros contra las fuertes contracciones de la madre.

Incluso puedes ver a la enfermera haciéndole cosquillas en los pies a la niña y ni aún así se despierta, está muy cómoda en su saco protector.

En una traducción de la publicación de Instagram del doctor, les dice a todos:

“¡Ayer nacieron los mellizos! Y Joaquim nació velado (cuando las aguas/el saco no se rompen). Estábamos encantados. Pero luego vino Adeline… también nació en caul y nos dejó a todos admirándola mientras dormía. “Nos quedamos (de esa manera) durante siete minutos observando su comportamiento como si todavía estuviera dentro del vientre. Es la magia de la vida”.

Pasaron siete minutos antes de que Adeline finalmente estuviera lista para hacer su gran entrada. Pero ella ya había entretenido al personal con su asombroso sueño mientras todavía estaba en su saco. A continuación mira el vídeo del bebé milagro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *