Mi amiga Estefany me estaba contando que se dio tremendo susto cuando se dio cuenta que su hijo de tres años dejó de decir la palabra “agua” que hasta unos días era una de sus favoritas. Obviamente muy preocupada fue con el pediatra quien le pidió que se calmara y que le dijera lo que hace el niño todos los días. Aunque en un momento le dijo que no había de qué alarmarse, sí le pidió que le quitara de una vez por todas las tablets, ya que con esa edad solía pasar hasta 5 horas jugando.

Obviamente ella le preguntó por qué se lo decía, y él le compartió que existen nuevos estudios que indican que el ocio que genera estos aparatos electrónicos podrían mermar la inteligencia de un ser humano, más aún de un niño de tan corta edad.

Después de escuchar esto, decidí buscar información al respecto en Internet y me encontré con que hay un estudio que considera que hay consecuencias serias, que se deben tomar como llamadas de atención, sobre el desarrollo cognitivo de los niños que pasan mucho tiempo jugando o viendo caricaturas en las pantallas, ya sean en teléfonos o en tabletas, o incluso en la tv.

El estudio más relevante lo hicieron unos investigadores canadienses y fueron publicados en The Lancet Child & Adolescent Heatlh, y en él se indica que tomaron a 4,500 niños de entre 8 y 11 años como muestra, para seguir un plan llamado Movimiento 24 horas, que incluye entre 9 y 11 horas de sueño, una hora de ejercicio y menos de dos horas de ocio en tablets o pantallas.

“Descubrimos que más de dos horas de tiempo recreativo con pantallas se asocian con un peor desarrollo cognitivo en los niños”, explican los estudiosos de la Universidad de Ottawa, recomendando que los pediatras, padres y educadores comiencen a limitar el “tiempo de pantalla recreativo y prioricen unas rutinas saludables de sueño durante la niñez y la adolescencia”.

A estos pequeños los evaluaron en diferentes áreas que incluían las habilidades del lenguaje, la memoria episódica, la función ejecutiva, la atención, la memoria de trabajo y la velocidad de procesamiento, siendo los que mejores calificaciones sacaban los que limitaban su “sedentarismo tecnológico” por debajo de las dos horas.

Pero el bajo rendimiento no es lo único que puede generarse por ver tanta televisión o pasar tanto tiempo en las tablets, muchos estudios independientes al antes mencionado han dejado en claro que cuando se pasa tanto tiempo viendo programas se pierde la necesidad de dormir, lo que es más que importante para los niños, que no sólo necesitan descansar, el sueño les permite almacenar lo aprendido durante el día.

Con esto en mente, es necesario que le pongamos un límite a nuestros hijos para que no pasen más de 2 horas cerca de aparatos tecnológicos, algo que cuando sean adolescentes se convertirá en redes sociales, que según indican muchos científicos, es la razón número uno por la que los chicos de entre 14 y 24 años no duerman sus horas completas.

Por qué limitar el acceso de los niños a los móviles o tabletas

1- Desarrollo cerebral de los niños
Un desarrollo cerebral causado por la exposición excesiva a las tecnologías, puede acelerar el crecimiento del cerebro de los bebés entre 0 y 2 años de edad, y asociarse con la función ejecutiva y déficit de atención, retrasos cognitivos, problemas de aprendizaje, aumento de la impulsividad y de la falta de autocontrol (rabietas).

2- Retraso en el desarrollo del niño
El excesivo uso de las tecnologías puede limitar el movimiento, y consecuentemente el rendimiento académico, la alfabetización, la atención y capacidades.

3- Obesidad infantil
El sedentarismo que implica el uso de las tecnologías es un problema que está aumentando entre los niños. Obesidad lleva a problemas de salud como la diabetes, vasculares y cardíacos.

4- Alteraciones del sueño infantil
Los estudios revelan que la mayoría de los padres no supervisan el uso de la tecnología a sus hijos, en sus habitaciones, con lo que se observa que los niños tienen más dificultades para conciliar el sueño. La falta de sueño afectará negativamente a su rendimiento académico.

5- Enfermedad mental
Algunos estudios comprueban que el uso excesivo de las nuevas tecnologías está aumentando las tasas de depresión y ansiedad infantil, trastornos de vinculación, déficit de atención, trastorno bipolar, psicosis y otros problemas de conducta infantil.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *